domingo, 4 de abril de 2010

El desterrado


El desterrado



¡Oh señor! Evita a los demás este dolor

de ausencia.

Mi vida ha transcurrido en la separación.

¿Adónde iré? ¿A quién diré la historia de

mi corazón?

¿Y quién me hará justicia?

¿De donde me viene tanta pesadumbe?

¿Acaso nací para ser desterrado

del reino del amor?

Por todo este infortunio y porque llevo en mi

grabados los signos de la pasión,

mis sollozos dialogan con el canto del ruiseñor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada