domingo, 18 de abril de 2010

REEDITA LA UV MEMORIAS DE LA GUERRA TRADUCIDAS POR CARLO ANTONIO CASTRO


REEDITA LA UV MEMORIAS DE LA GUERRA TRADUCIDAS POR CARLO ANTONIO CASTRO

Celia Álvarez

A siete décadas de la culminación del acontecimiento más traumático de la historia española contemporánea, la Universidad Veracruzana (UV) celebra el legado del exilio de ese país a nuestra cultura con la reedición del libro España 1937. Memorias, traducido del inglés por el recientemente desaparecido etnólogo, lingüista, maestro, investigador, narrador, traductor y poeta Carlo Antonio Castro, y redactado en 1949 por la estadounidense Lini M. de Vries durante una residencia temporal en Xalapa, invitada por el entonces rector Gonzalo Aguirre Beltrán para capacitar a alumnos de antropología en materias relacionadas con la salud pública y para colaborar en el establecimiento de la Escuela de Verano para Estudiantes Extranjeros, espacio universitario que perdura hasta nuestros días.
El volumen, publicado por primera vez en 1965, narra la experiencia de De Vries como enfermera voluntaria en la Guerra Civil española, formando parte del grupo comandado por el cirujano neoyorquino Edward Barsky, quien al estallar el conflicto bélico se unió a otros médicos progresistas para crear la Oficina Médica Estadounidense para Ayudar a la Democracia Española (AMB, por sus siglas en inglés), con el objetivo inicial de recaudar fondos para suministrar material médico y ambulancias a la República sitiada; posteriormente, al ver que las necesidades eran mayores y hacía falta personal sanitario profesional, reclutaron médicos, enfermeras y conductores de ambulancias —todos ellos simpatizantes de la política de izquierdas, idealistas y comprometidos con las luchas de los desfavorecidos— para servir en España.

El primer grupo de tres sucesivos, que en total sumaron unas 120 personas —la mitad de ellas mujeres, en su mayoría descendientes de judíos llegados a Estados Unidos hacía algunas décadas— salió de Nueva York en el buque Ile de France el 16 de enero de 1937, el mismo año en que arribaron a México los Niños de Morelia; los voluntarios, entre los que se encontraba la autora de España 1937. Memorias, llegaron a Barcelona y luego se trasladaron a Albacete, brindando sus servicios en el frente del río Jarama, donde los republicanos defendían la capital española, y más tarde establecieron un hospital de campaña en la escuela municipal de la localidad toledana de El Romeral, cuando la batalla al sur de Madrid se hallaba en su máximo auge, instalándose definitivamente en la antigua residencia de los Borbón, cerca de Castillejo, convertida en un hospital con 300 camas que Lini M. de Vries organizó en tan sólo unos días.
Allí permaneció la autora de esta biografía hasta los últimos días de abril cuando, ante la derrota inminente de los republicanos en la batalla de Ebro, el doctor Barsky, en un intento inútil por resistir la caída, le pidió regresar a su patria en busca de más apoyo, suministros médicos y personal capacitado, cumpliendo la encomienda al recorrer varias ciudades para reclutar a otros voluntarios. En diciembre de 1949, Lini se exiliaría en México en calidad de refugiada de esta guerra, huyendo del macartismo —acusada de “antifascista prematura” y marcada por el estigma comunista— y aquí permaneció dos décadas, primero en Cuernavaca, donde ejerció como enfermera y maestra particular de inglés, y luego en Veracruz, donde participó en la Comisión del Papaloapan, programa gubernamental para impulsar el desarrollo de esa región asolada por la pobreza y las enfermedades, dedicándose a la práctica y enseñanza de la medicina preventiva.
Antes de la guerra, De Vries trabajó en Nueva York con la conocida feminista y activista Margaret Sanger, y era una de las mujeres más politizadas de la AMB, lo cual la motivó a ayudar a las españolas en la lucha por sus derechos. Cuando las trabajadoras del hospital le expresaron su deseo de aprender a leer y escribir, convocó a una reunión de representantes de los heridos de todas las brigadas, explicándoles que debían poner manos a la obra para hacer frente a la enorme cantidad de quehaceres diarios, de modo que aquellas jóvenes pudieran disponer de algunas horas para recibir clases. Así, los estadounidenses se inscribieron voluntarios para lavar, limpiar y cocinar, y los españoles comenzaron a seguir su ejemplo, imitándolos después cientos de miembros de diversas brigadas, cumpliéndose el deseo de aquel grupo de mujeres que ansiaban dar un pequeño paso inicial para confrontar la dominación masculina.

De todo ello da cuenta este libro, cuyo preámbulo detalla las dificultades que marcaron la vida de De Vries durante su niñez y juventud, y el giro que dio su existencia cuando, a los veinte años de edad, decidió abandonar las fábricas de hilados, comenzar a estudiar enfermería e incursionar como profesionista en el sector de la salud pública, siempre comprometida con los menos favorecidos. Nacida en Nueva Jersey en 1905, de padres holandeses y lejana descendiente de sefardíes, Lini pasó a la historia como una de las primeras mujeres del mundo que decidieron ofrecerse como voluntarias en las guerras de otros países, aunque para cumplir tal misión tuvo que dejar en su patria a una hija pequeña, al cuidado de sus familiares, debatiéndose entre el sentimiento de culpabilidad y su amor al servicio. Merced a su valiosa labor humanista en la región del Papalopan le fue concedida la ciudadanía mexicana en 1962 por decreto presidencial, retornando en 1970 a su país, donde falleció 12 años después, dejando como legado varios libros, entre ellos El sótano, editado por la UV en 1959.

La Guerra Civil, que dejó como saldo un millón de pérdidas humanas, comenzó el 17 de julio de 1936 en Melilla, ciudad española situada en el norte de África, donde un grupo de militares se rebeló contra el gobierno de la Segunda República; después se alzaron otros jefes militares que mandaban tropas en la península, fracasando el levantamiento en las principales ciudades y convirtiéndose la rebelión en un conflicto sangriento que duró tres años. España quedó dividida en dos zonas: una controlada por el gobierno republicano y otra por los sublevados, que formaron su propio gobierno bajo el mando de Francisco Franco, apoyados por la Alemania de Adolfo Hitler y por Italia, regida por Benito Mussolini. La ofensiva franquista definitiva tuvo lugar durante febrero y marzo de 1939, y finalmente las fuerzas republicanas fueron derrotadas en las zonas centro y sur de España, culminando la guerra el primero de abril. Entonces comenzó la represiva dictadura que mantuvo a Franco en el poder hasta 1975.

El libro España 1937. Memorias, cuya edición estuvo al cuidado de Nina Crangle, quien es también la autora del texto introductorio, forma parte de la legendaria serie Ficción e incluye en esta segunda edición valiosas imágenes fotográficas pertenecientes a las colecciones de las universidades de Harvard y Nueva York. Se puede adquirir en la Feria Permanente del Libro Universitario, de Hidalgo 9; en el Servicio Bibliográfico Universitario, de Xalapeños Ilustres 37, y en librerías comerciales. Aquellas personas interesadas en conocer las novedades editoriales de la UV pueden consultar la página www.uv.mx/corre y escuchar los martes, de 18:00 a 19:00 horas, el programa Oye, lee y dile, que transmite Radio Universidad Veracruzana en el 1550 AM.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada