jueves, 1 de abril de 2010

La nun.k muerta rebelión en concierto


 

LA NUN K MUERTA REBELIÓN

 EN CONCIERTO  


Laura Fernández-Montesinos

Para todos aquellos que ya superamos la etapa del rock, resulta sorprendente encontrar una banda que nos llame la atención. Más que eso: que deleite, y ante la que nos rindamos. La banda en concreto es La Nun.k Muerta Rebelión.

El día 25 de marzo, en concierto en vivo en la Ciudad de Córdoba, ofrecieron un repertorio limpio, digno de tener en cuenta, como su música. Y es digna porque no son una banda de aficionados que se suben a un escenario a reventar los oídos de quienes se atreven a sentarse a escucharlos, sino que está conformada por músicos profesionales, con oficio, con cientos de horas de ensayo sobre las espaldas, con composiciones muy trabajadas, y por ende muy bien logradas, en resumen, con argumentos más que suficientes para considerarse una banda de calidad.

En una época en que nos estamos acostumbrando a llenarnos de basura comercial, y en la que es cada vez más difícil encontrar calidad, específicamente calidad musical, La Nun.k sorprende. Y es que sus ejecutantes son músicos con verdadero talento y con gusto por su profesión. Las composiciones son propias de la calidad de ejecutantes de su categoría, y la voz pondría en jaque a cientos de grupos con un éxito increíble de creer.

Resulta patético que artistas de calidad como ellos no sean lo suficientemente reconocidos, y se nos prive a amantes de la buena música de sus creaciones, mientras otros tantos famosos (sería un abuso denominarlos artistas) se hacen millonarios berreando entre estruendosas composiciones que no nos dejan nada en el espíritu, nada que nos llene de emoción, nada que nos haga pensar, que nos deleite musicalmente. Es una tendencia actual.

Sabemos reconocer a cualquiera que utilice en su provecho la palabra “artista” por el poder, el dinero y la publicidad de padrinos suficientes como para subirse al ring de la fama sin mérito alguno. Hoy día para vender discos, libros, cuadros o esculturas no es necesario ser músico, literato, pintor o escultor, basta ser reconocido por alguien importante pero con poco sentido común y mucho dinero. O basta ser comercial y salir mucho en la “tele”.

Pues bien, después de haber tenido el honor de estar presente en el concierto del jueves 25 en Córdoba, me deleita poder llamar ARTISTAS a los integrantes de La Nun.k, porque sus composiciones dejan un espacio en el alma para la reflexión. Porque ejecutan los instrumentos como los músicos profesionales que son: acompasados, cálidos, generosos en la riqueza de las notas, profesionales en el estilo, compañeros, maestros de instrumentos, amigos en el escenario, cuidados en su ejecución, virtuosos, espléndidos, en una palabra.

No recuerdo ni tengo interés en recordar el nombre de las canciones. Lo que sí recuerdo y quiero seguir recordando, fue la grata impresión que me dejaron unos aún poco conocidos inmerecidamente, músicos de profesión. Lo que no se me olvida, es que su calidad no se reduce a la música y la ejecución, sino que van mucho más allá. Su categoría rinde homenaje a la cultura de la que proceden, muchas de sus canciones se cantan en náhuatl.

Y para terminar, cada uno de los artistas músicos, son artistas en otras facetas: pintores, arquitectos, músicos de cámara… De ahí su responsabilidad como profesionales, su buen hacer. Porque la cultura induce la calidad. Magníficos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada